Alejandro, mi regalo

Un día como ayer, hace 5 años,

la vida me hizo un regalo inmenso.

No fue fácil, hubo muchas desilusiones,

más de una pendiente en el camino,

muchas curvas,

pero creo que nunca jamás he tenido tan claro un deseo

y que movería lo que fuese necesario para verlo cumplido.

Y no fue fácil, pero se cumplió.

Y es tanta la gratitud que siento que me veo torpe eligiendo las palabras,

abrazándolo, disfrutando de su risa,

diciéndole que lo quiero,

como si todo eso que siento cupiera en tres sílabas.

Y me atormenta no saber ser agradecida,

dar cosas por hecho,

no advertir la luz del milagro acariciándome la espalda.

Y me desvela no saber hacerlo bien,

que se me escape el tiempo,

que el día a día me ciegue

o toda su magia me encuentre mirando para otro lado.

Hace 5 años la vida me hizo un regalo,

casi 2000 noches de ternura y desvelos,

casi 2000 días de diversión, locura,

juegos, retos y un amor infinito,

más de 2000 días con un objetivo nítido:

llegar a ser la mejor madre que él merece.

Solo espero saber conseguirlo

y no dejar nunca de ser agradecida,

porque tú, Alejandro, eres mi milagro,

mi mayor regalo.

Felicidades, mi vida, que siempre

saltes y juegues con la frescura,

libertad y pasión con que lo hacías

en el momento captado en la foto.

Te quiero infinito.

Publicado en Facebook a finales de agosto de 2018.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies