Escuchar lo que escribimos

Hace tiempo que defiendo la importancia de leer lo que escribimos en voz alta; sí, escuchar lo que escribimos. Si no se tiene el hábito, puede costar; parece extraño, nos resistimos, nos da pereza, pero lo cierto es que hacerlo nos aportará numerosas ventajas:

• Leer en voz alta un texto nos ayuda a dotarlo de ritmo, y nada como reconocer el ritmo de un escrito para saber dónde demos añadir algo, eliminarlo o simplemente modificarlo.

• Leyendo en voz alta advertiremos mucho mejor esas frases complejas, enrevesadas, que deberíamos reducir o eliminar.

• Reproducir un texto en voz alta nos ayudará con la puntuación y nos resultará mucho más fácil reconocer dónde deben ir esos signos que tantos quebraderos de cabeza nos producen.

• Escuchándonos identificaremos con mayor facilidad las repeticiones, redundancias, así como esas horribles cacofonías que hemos podido cometer y que tanto perjudican la lectura y comprensión.

• Leer en voz alta lo escrito, si además lo hacemos poniéndonos en la piel de uno de nuestros lectores, nos permitirá reconocer si se entiende bien lo que deseamos comunicar, así como el potencial de mejora de tus párrafos.

• Escucharnos leyendo ayuda a dotar al texto de organización, de estructura, con objeto de que su comprensión sea lo más eficaz posible.

En definitiva, no deberíamos infravalorar el poder sonoro de la literatura, infalible también ante un posible bloqueo creativo, ese miedo a la página en blanco tan temido.

Y, bueno, si no te fías mucho de mí, apelemos al criterio o argumento de autoridad. 😉

Anthony Trollope, uno de los autores ingleses más exitosos de la época victoriana, recomendaba: “Escuchar. Siempre empiezo mi tarea con la lectura del trabajo del día anterior, una operación que me lleva media hora y consiste principalmente en sopesar en mi oído el sonido de las palabras y frases. Recomiendo encarecidamente esta práctica a todos los escritores. Leyendo lo último que escribió antes de reanudar su tarea, el escritor encuentra el tono y el espíritu de lo que decía antes, y evita el fallo de parecer diferente a sí mismo”.

El poeta Henry Michaux sostenía: “Yo no puedo escribir si no es hablando en voz alta; es posible que se trate de un encantamiento. Es posible que la voz que surge del texto sea en realidad su metáfora, la más bella de las metáforas, la más eficaz. Porque tal vez no haya otra metáfora”.

El dramaturgo francés Moliere tenía bien claros los muchos beneficios de leer en voz alta su obra, tanto que se las leía a su cocinera. En realidad, parece que esta era una práctica muy habitual entre varios autores franceses.

Flaubert se pasaba horas leyendo en voz alta para escuchar cómo sonaban las palabras.

Charles Perrault decía: “Es necesario que la lectura se haga escuchando y que las páginas impresas sean voz sin nombre”.

Por lo visto, Julio Cortázar grababa todo lo que escribía y corregía sus textos mientras se escuchaba a sí mismo.

Dostoievsky le dictaba sus obras a su mujer y Dickens hacía lecturas públicas de sus novelas en teatros.

Y me gustaría concluir este artículo con una reflexión que me parece brillante y que encontramos en el noveno capítulo del libro Como una novela, de Daniel Pennac.


«¡Extraña desaparición la de la lectura en voz alta! ¿Qué habría pensado de esto Dostoievsky? ¿Y Flaubert? ¿Ya no tenemos derecho de meternos las palabras en la boca antes de clavárnoslas en la cabeza? ¿Ya no hay oído? ¿Ya no hay música? ¿Ya no hay saliva? ¿Las palabras ya no tienen sabor? ¡Y qué más! ¿Acaso Flaubert no se gritó su Bovary hasta reventarse los tímpanos? ¿Acaso no es el más indicado para saber que la comprensión del texto pasa por el sonido de las palabras de donde sacan todo su sentido? ¿Acaso no sabe como nadie, él, que peleó tanto contra la música intempestiva de las sílabas, la tiranía de las cadencias, que el sentido es algo que se pronuncia? ¿Cómo? ¿Textos mudos para espíritus puros?».

Parece ser, por tanto, que esto de escuchar lo que uno escribe, o escribir en voz alta, se trata de una práctica extendida. ¿Qué te parece a ti?, ¿te cuesta trabajo?, ¿te da pereza?, ¿te gusta escucharte?, ¿has encontrado alguna de estas ventajas citadas? Me encantaría leerte en los comentarios y, si te ha parecido útil, ¡gracias por compartir y ayudar a difundir!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies