Yo podría…

Si nunca hubiera venido aquel barco,yo podría haber seguidotoda la vida en este puerto. Sin embargo, vino,lo hizo cuando menos lo esperaba,como suele ocurrir lo mejor y lo peor que nos azota. Vino y aquellos pasajeros me hablaron de otros mundos,de otras vidas,de otros sabores, aromas y melodías. Y yo que tanto había buscado la tierra firme,me descubrí queriendo ir mar adentro…Y me culpé ¡tantas veces!,por romper con todo, por dejarme ir… Me castigué por cambiar,pero ¿cómo podía saber yo si queríaalgo que ni siquiera sabía que existía? Berta Carmona Fernández Si te gusta, ¡por supuesto que puedes compartir! Gracias y feliz día. 🙂 Foto compartida bajo CC0 Creative Commons en pixabay.com

Yo no soy…

Yo no soy lo que tú piensas. Yo no soy lo que tú quieres. Yo no soy lo que tú esperas. Yo no soy lo que tú sueñas. Yo soy lo que soy, ternura, a veces, otras, fiera. Soy lo que amo, lo que me duele, lo que me angustia y alegra; un montón de dudas y unas pocas certezas… Soy lo que soy cuando vuelo y cuando me arrastro sin fuerzas. Soy lo que aprendo y lo que olvido, lo que he visto, viajado y leído y lo mucho que me queda. Soy mis errores, mis aciertos y mis sueños. Soy lo que me permito ser, un puñado de logros y otro infinito de retos. Soy lo que temo, lo que afronto y lo que anhelo, lo que me encanta y lo que detesto. Soy la que sonríe con dulzura y la que grita molesta, la que se conforma, …

Leer másYo no soy…

Alejandro, mi regalo

Un día como ayer, hace 5 años, la vida me hizo un regalo inmenso. No fue fácil, hubo muchas desilusiones, más de una pendiente en el camino, muchas curvas, pero creo que nunca jamás he tenido tan claro un deseo y que movería lo que fuese necesario para verlo cumplido. Y no fue fácil, pero se cumplió. Y es tanta la gratitud que siento que me veo torpe eligiendo las palabras, abrazándolo, disfrutando de su risa, diciéndole que lo quiero, como si todo eso que siento cupiera en tres sílabas. Y me atormenta no saber ser agradecida, dar cosas por hecho, no advertir la luz del milagro acariciándome la espalda. Y me desvela no saber hacerlo bien, que se me escape el tiempo, que el día a día me ciegue o toda su magia me encuentre mirando para otro lado. Hace 5 años la vida me hizo un regalo, casi …

Leer másAlejandro, mi regalo

Ese miedo…

Ese miedo que impide que des el paso,que saltes la barrera y vayas allá donde deseas,ese, ese miedo, tiene los días contados. Ese miedo que lucha por tomar las riendas, que aprovecha el silencio de tus noches paraalzar la voz y gritarte que “no puedes”,a ese, ese miedo, tienes que callarle la boca. Ese miedo que trata de cortarte el paso,que te empuja hacia tu zona más cómoda cuando estás a punto de alzar el vuelo,cuando más claro tienes que, esta vez sí, vas a conseguirlo. Ese miedo, ese que te empuja a seguir seguroentre aquellos algodones que ya no sientes tuyos,ese miedo solo necesita que creas que puedes,y…, ¿sabes qué?, tú puedes. Ponte frente a él, cara a cara,dile quién eres y cómo has llegado hasta aquí,esquivando a otros parecidos, incluso más fuertes. Dile que ahora, ahora ya sí, sabes que puedes,que eres capaz de mirarte al espejo y sonreír,a pesar de …

Leer másEse miedo…

Al final se diluyó

Al final se diluyó eso que tú y yo compartíamos, en secreto, sin que ni tú lo supieras ni yo hubiera acabado de entenderlo. Dejé de buscarte por las calles de todas las ciudades, dejé de encontrarte en todas aquellas mujeres, dejé de sentirte al meterme en mi cama vacía. Al final, a fuerza de enterrarlo, se asfixió aquello tan grande que ni siquiera cabía en un nombre.

Descubrir

Descubrir Descubrir una melodía, una ciudad, un artista, un paisaje, un amanecer, una poesía… Descubrir abierta de par en par esa ventana que tan bien habías tapiado. Descubrir una mirada, una sonrisa, ¡un beso! Descubrir que eres más fuerte de lo que nunca imaginaste. Descubrir un sabor, una voz que te revuelve, algo nuevo que te eriza la piel. Descubrir que eres más frágil de lo que nunca mostraste. Descubrir un libro, un aroma, un ritual. Descubrir eso capaz de llenarte de pasión cada mañana. Descubrir que te favorece una prenda que nunca te habías probado, descubrir que aquello, por fin, dejó de doler. Descubrir una amistad, ¡descubrir un amor! Descubrir una película, un roce que estremece, un abrazo, que te gusta lo que ves en el espejo. Descubrir que eres capaz de emocionarte con esa parte de ti que se había congelado. Descubrir, descubrir siempre, descubrir como motor. Descubrir… …

Leer másDescubrir

Reivindico mi derecho

Reivindico mi derecho al caos, al desorden, a equivocarme, a perderme, a cambiar de opinión. Reivindico mi derecho a salirme del plan, a romper la rutina, a decir “basta”, a gritar NO. Reivindico mi derecho a fallarte, a llorar y pelearme a golpes con la rabia y la frustración. Reivindico mi derecho a buscar, a encontrarme, a destruir rejas y grilletes y echar a volar. Reivindico mi derecho a la incoherencia, a la búsqueda constante, a la falta de perfección. Reivindico mi derecho a ser YO.

Sentirse mal

No pasa nada por sentirse mal. No pasa nada. Escuché esta frase, aparentemente sencilla, en unos dibujos infantiles que veía mi hijo hace unos días. Y, a pesar de estar yo en mis faenas, algo en mí se activó y volví la cabeza hacia el televisor, en el que pude ver cómo un personaje le decía a otro que no tenía que ocultar que se sentía mal, que, si necesitaba ayuda, debía pedirla; si sentía miedo, debía expresarlo, pues no siempre podemos ni tenemos que ser fuertes… ¡Qué importante lección! Me dejó pensativa gran parte de la tarde. Quizá porque precisamente ese día yo también me sentía mal. A veces, desde que nos despertamos podemos percibir cómo las emociones negativas revolotean traviesas a nuestro lado, y no pasa nada.No pasa nada por estar tristes, cansados, nostálgicos, desencantados…No pasa nada por reconocer que el equilibrio se resiente, que las piezas del …

Leer másSentirse mal

Nos guardamos…

Nos guardamos tantas veces un “me gusta”, un “me encanta”; un “¡¡me encantas!!”, un “eres especial para mí”… Nos guardamos tantas veces un “gracias por hacerme sentir así”, un “gracias” profundo mirando fijamente a unos ojos. Nos guardamos tantas veces un “qué buena estaba la comida”, o “qué bien me has atendido”, o “gracias por tu delicadeza al darme la noticia”. Nos guardamos tantas veces todas esas cosas bonitas, esas opiniones puras y sinceras que a veces son todo lo que alguien necesita para sentirse importante, querido, apreciado, para encontrar sentido a lo que hace. Qué sentiría esa joven que sonríe al atenderte a pesar de todas las dificultades de su vida, si en lugar de irse a casa, hundida como siempre, por ese trabajo mísero que soporta, tú y todos los que pensáis como tú le dijerais que su amabilidad y su sonrisa constituyen un rayo de luz en …

Leer másNos guardamos…

Vulnerabilidad

Aquel día te vi allí, apoyado en el puente.Acababa de explotar una mina en tu viday estabas destrozado. Me fijé en esos caminos profundos bajo tus ojos,en tu mirada perdida,y me pareciste ¡tan hermoso! Te imaginé con tu traje y tu corbataempujado por las prisas,con esa sonrisa aprendida,falsa, vacía,y me pareciste ¡tan perdido! Imaginé tu lucha para salir aquella mañana de la cama,de tu habitación vacía,de tu casa desolada,y me pareciste ¡tan valiente! Aquel día te vi allí, apoyado en el puente,y pude encontrar en tu miradatoda la vulnerabilidad del universoy me pareciste ¡tan auténtico! Berta Carmona Fernández Foto compartida bajo Pixabay License. De Ruwadium.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies